Resultados de la Ruta Intercontinental Tramo Mediterráneo y Seguimiento Posterior a la Ruta

Tomando en cuenta la reciprocidad y bi-direccionalidad del proceso de inter-aprendizaje a la base de la metodología “Ruta”, los efectos directos generados por la Ruta de Aprendizaje Intercontinental  DTR-IC  2011Tramo  Mediterráneo – pueden ser clasificados en 2 diferentes grupos:

1. Efectos sobre los participantes en la Ruta, también definidos Ruteros.

2. Efectos sobre los anfitriones que recibieron los participantes.

2.1  Por lo que se refiere a los Ruteros, no solamente se notó un cambio de actitud en positivo en la consideración  del valor de la diversidad biocultural como herramienta de desarrollo territorial sostenible, si no también una evolución de perspectiva, cada uno aplicada  a  su  actividad (pública o privada),  en considerar un territorio en el complejo de sus activos naturales y culturales, a desarrollarse como una canasta de bienes y servicios interrelacionados y orientados por la Identidad territorial.

Se ha logrado concientizar los participantes sobre la necesidad de establecer y/o fortalecer en sus territorios de pertenencia coaliciones entre  varios  actores públicos y privados representantes de varios sectores (pequeños productores agropecuarios, operadores turísticos, artesanos, proveedores de servicios, agentes de desarrollo  como ONGs, asociaciones de la sociedad  civil…), alrededor de una estrategia integrada multiactorial que no se enfoque en la tipicidad y promoción de algunos productos o bienes  bioculturales,  si no en un  plan  de innovación que articule toda las actividades socio-económicas presentes en el territorio, valorizando activos naturales y culturales de manera sostenible e incluyendo también los actores más emarginados.

El encuentro con actores territoriales en España así como en Italia, que vienen de una experiencia de más de 20 años de desarrollo rural basado en la valorización de productos típicos, certificación de calidad, y turismo rural, ha sido determinante para tener conocimiento directo de dinámicas que los ruteros empiezan descubrir e intentar aplicar en sus territorios. A pesar de 20 años  de ingentes montos de financiamientos por los programas  de la Unión Europea LEADER  para  el  desarrollo rural, los resultados presentan altos y bajos. Lo que ha surgido con fuerza son los limites de políticas rurales y planes  de  desarrollo basados en  la  valorización  de  algunos  productos  o  bienes  y  la necesidad  de pensar en marcas territoriales  en donde la cultura sea el elemento que agrega e integra y sea el valor adjunto de todas las actividades productivas y del tercer sector (servicios).

En  muchos  casos las  intervenciones de los programas de desarrollo de la Unión Europea han cometido los mismos errores de la Cooperación Internacional al Desarrollo, impulsando mecanismos de asistencialismo, y esto ha sido evidente sobre todo en Andalucía, en el  Sur de España,  que no  han  llevado  a la  creación   y consolidación de un tejido empresarial, social y de gobernancia  local  dinámico, inclusivo  y sostenible, si  no  a  casos  aislados  de  buenas  practicas  y  experiencias individuales, a cambio pero de inversiones de millones de euros.

Para los ruteros latinoamericanos esta ha sido la clara prueba que buenas políticas públicas de desarrollo rural, con grande disponibilidad de fondos, que son prácticamente ausentes en América Latina, por si mismas no significan desarrollo rural sostenible en grande escala si no son acompañadas por una planificación local participada que  incluye  los emarginados y un dinamismo compartido y sinérgico de los actores territoriales de varia naturaleza.

Todas estas observaciones han surgido, han sido compartidas, analizadas y elaboradas por los Ruteros en el curso de los 4 seminarios conclusivos de cada región visitada: 1 en Andalucía (ESP), 1 en Chefchaouen (MAR), 1 en Toscana y 1 final del Tramo Mediterráneo en Piemonte  (ITA). Las reflexiones  estimuladas  han producido  efectos diferentes  en cada uno de los ruteros, impulsando cambios radicales de actitud en algunos,  variación  de perspectiva y manera de ver las temáticas debatidas en otros y mucha curiosidad  de profundizar los asuntos en otros que por primera ves se acercaban al enfoque DTR-IC.

Los Ruteros se ha comprometido en llevar las reflexiones, las discusiones y las perspectivas innovadoras a sus comunidades de pertenencia. Después de 2 meses de la ejecución de la Ruta la mayoría de ellos ha empezado procesos de trasmisión del aprendizaje a través de varias iniciativas que van de la sensibilización a las temáticas hasta la integración del enfoque DTR-IC en la estrategia operativa y de investigación de la agencia estatal de desarrollo rural (caso de EPAGRI, Empresa Pública de Pesquisa Agropecuaria e Extensao Rural do Estado de Santa Catarina, Brasil).

9 ruteros  han  formulado y presentado un Plan de  Innovación, aplicando el aprendizaje de la Ruta a un formato de Plan propuesto por Procasur y que involucra a sus territorios.  Los Planes serán evaluados  y tomados  en consideración  por un primer apoyo técnico y financiero para impulsar procesos de DTR-IC. El Plan de Innovación formulado por el brasileiro Marcos Bora,  gerente  de  EPAGRI,  ha  sido  presentado como  propuesta  de proyecto nacida de una experiencia de Ruta de Aprendizaje en el Concurso Internacional de Innovaciones apoyado por Procasur, el FIDA y el IDRC “¿A donde viajan las Innovaciones?”.  La misma  propuesta de proyecto será  presentada en  el 2012  como primer paso para la creación de una coalición público-privada en el Litoral Sur del Estado de Santa Catarina para la recuperación y la valorización de una de las áreas húmedas más importante del Brasil y el apoyo a 5000 familias de pescadores artesanales.

La Ruta de Aprendizaje ha permitido consolidar las relaciones y la comunión de intentos con los actores territoriales que ya hacían parte de la Plataforma DTR-IC en América Latina y que han aprovechado de un proceso de fortalecimiento  de capacidades  con enfoque en DTR-IC directamente  en campo y que empieza en la ejecución de la Ruta pero no termina en esa, si no se amplia y se fortalece a partir de esa. Al mismo tiempo la Ruta ha permitido a nuevos actores territoriales sumarse a la Plataforma DTR-IC y empezar ese camino de diálogo y aprendizaje inter-pares en búsqueda de sinergias e intercambio de experiencias y conocimientos con los otros miembros de la plataforma, no solamente  en América Latina, para plantear procesos de DTR-IC.

2.2  En relación a los efectos sobre los anfitriones se necesita evidenciar como la mayoría ha apreciado el entusiasmo y la voluntad de aprender de los ruteros, y de compartir problemas y posibles soluciones con capacidad y experiencias validas de organización y movilización social no así frecuentes en Europa. Además, muchos de ellos han manifestado  la voluntad  de comprometerse  en futuras  iniciativas conjuntas  de aprendizaje y también de involucrarse en la formulación y negociación de propuestas de proyectos e iniciativas intercontinentales en el marco de la Plataforma DTR-IC.

En el caso de las experiencias  visitadas en Marruecos, ha sido de gran estimulo para los actores  territoriales locales,  que llevan iniciativas incipientes pero con muchas potencialidades, compartir dinámicas de desarrollo muy similares a las latinoamericanas. Sobre  todo las mujeres emprendedoras de Chefchaouen han aprovechado   de  la  presencia  de mujeres latinoamericanas ya protagonistas de procesos de empoderamiento  económico social y acceso  al mercado  del trabajo que en ese país aún no se han desarrollado.

Documentos de la Ruta Intercontinental 2011/12 Tramo Mediterráneo

Documentos de la Ruta Intercontinental 2011/12 Tramo Mediterráneo - Español

Documentos de la Ruta Intercontinental 2011/12 Tramo Mediterráneo - Francés