Blog

Blog

Turismo para todos. Accesibilidad y calidad como grandes desafíos de la industria

Publicado por Ángela Basualto 06/11/2016 sobre Desarrollo Territorial Sostenible

Turismo para todos. Accesibilidad y calidad como grandes desafíos de la industria

El pasado 27 de septiembre se celebró nuevamente el Día Mundial del Turismo, instaurado por las Naciones Unidas desde 1980. Este año la consigna que ha movilizado las comunicaciones alrededor de este día, guarda relación con garantizar la accesibilidad de todos y todas al turismo, reconociendo por un lado el derecho de personas con discapacidad de disfrutar del turismo y las actividades de ocio en igualdad de condiciones que el resto de las personas, promoviendo la inclusividad; y por otro, anticipándose a la evidencia del envejecimiento de la población, la esperanza de vida ha aumentado notoriamente en los últimos años, y la población mayor es un segmento cada vez más alto que demanda productos y servicios turísticos y en quienes es necesario poner atención en sus requerimientos.

El turismo es una industria creciente que evoluciona y ha cambiado rápidamente en los últimos años. Los turistas están cada vez más informados sobre los destinos y los servicios que pueden adquirir, son más independientes y responsables y buscan experiencias que satisfagan las diversas necesidades que motivan el viaje. El acceso a la información abre las puertas y las posibilidades para más viajeros, quienes se vuelven más exigentes y esperan recibir una mejor y más variada oferta, servicios adicionales y precios más convenientes. La demanda aumenta en cantidad y calidad, son más las personas que se movilizan y mejores los servicios que desean adquirir.

Así también se incrementa el movimiento de turistas, a nivel mundial son más de 1.200 millones las personas que se desplazan fuera de sus países, y en la primera mitad de este año la cifra ya ha crecido en un 4% en comparación al año anterior, según las cifras de la Organización Mundial del Turismo. Al respecto, el Secretario General de la OMT Taleb Rifai señala “El turismo ha demostrado ser uno de los sectores económicos más resistentes del mundo. Está creando trabajo para millones de personas, en una época en que ofrecer perspectivas para un futuro mejor a la población de todas las regiones es uno de nuestros mayores desafíos. Pero el turismo también crea vínculos entre personas de todas las naciones y procedencias, reduce los estereotipos y combate el miedo y la desconfianza”.

Chile no es ajeno a esta realidad, el año 2015 llegaron más de 4 millones de turistas al país, registrando un aumento del 22% en relación al año anterior y este año se registra un aumento del 28% en el primer semestre. El gran desafío ahora es consolidar una oferta de calidad y aumentar el gasto promedio del turista, para que la industria siga contribuyendo al desarrollo económico del país, a la creación de empleo y al posicionamiento de Chile como un destino de calidad, diverso y sostenible.

En cuanto a las políticas públicas del sector, recientemente el Gobierno ha lanzado el Programa Chile Transforma, donde uno de los ejes de acción es el turismo. Este reconoce que la tendencia actual a nivel mundial es la búsqueda de destinos sustentables y naturales, por lo cual el programa busca mejorar la calidad de la oferta turística del país basándose en sus recursos naturales y culturales, proyectándose para el 2025 como un destino de jerarquía internacional, diverso, sofisticado y sustentable[1].

Sobre la planificación a nivel macro en el país, uno de los principales instrumentos es la Estrategia de Turismo 2012-2020, que se basa en 5 líneas de acción: i) promoción; ii) sustentabilidad; iii) inversión y competitividad; iv) calidad y capital humano; v) inteligencia de mercado.

Al respecto, el capital humano y su formación es fundamental para alcanzar la calidad y quienes aúnan y dan sentido a toda la oferta turística; las personas altamente capacitadas por su parte, exigen empleos de calidad y se comprometen con la actividad, con el uso responsable de los recursos y se convierten en los principales promotores del destino y la conciencia turística, un circulo que debemos procurar sea virtuoso, pues es en el capital humano donde reside la importancia de la experiencia, no basta con poseer los mejores atractivos, la mejor infraestructura o planta turística, invertir millones en una excelente campaña de marketing, si no invertimos también en quienes trabajan en la industria, en su capacitación y en mejorar sus condiciones y entorno laboral, pues son las personas quienes hacen posible la experiencia y quienes al final del día pueden marcar la diferencia.

Pero también debemos trabajar en una oferta consolidada, sostenible, que logre ser el principal promotor de la conservación del medio ambiente, de la biodiversidad, del patrimonio y la identidad cultural de las comunidades y destinos. Y es tarea de todos contribuir constantemente a estas mejoras, para la industria y la experiencia del viajero.

Por Ángela Basualto
Programa DT-IC/RIMISP
Fotografías Programa DT-IC/RIMISP