Blog

Blog

Con la mirada puesta en sistemas alimentarios más sostenibles y una alimentación saludable: experiencias territoriales en dialogo entre América Latina y Europa

Publicado por Chiara Massolin 03/08/2017 sobre Sistemas Agroalimentarios Sostenibles

Con la mirada puesta en sistemas alimentarios más sostenibles y una alimentación saludable: experiencias territoriales en dialogo entre América Latina y Europa

En las últimas décadas, a nivel global, muchos movimientos de ciudadanos, organizaciones de productores y gremios, fundaciones, centros de investigación, agencias de cooperación y entidades públicas, entre otros, han contribuido a repensar el funcionamiento de las cadenas de suministro agroalimentarias.

El desarrollo y el análisis de distintas escalas y niveles de experiencias han puesto de manifiesto la importancia de la interconexión entre actores territoriales y extraterritoriales para enfrentar – con un carácter de proximidad y mayor sostenibilidad – las nuevas demandas alimentarias y nutricionales locales. Al mismo tiempo, han contribuido cuanto menos a discutir los efectos de la asimetría de poder, información y recursos que dominan el sistema alimentario globalizado caracterizado por dinámicas de homologación en los productos y consumos alimentarios.

El Programa Desarrollo Territorial con Identidad Cultural de Rimisp Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (DT-IC/Rimisp) se ha ocupado de estos temas en una clave territorial vinculada a la lógica de valorización del patrimonio agro-alimentario y la construcción de una mayor governance, apostando a modelos diversificados de producción, consumos y distribución que contribuyan a disminuir las crecientes desigualdades.

Entre las iniciativas en curso vinculadas con la conformación de sistemas alimentarios territoriales más sostenibles y equitativos, impulsadas en conjunto con la colaboración de numerosos socios, se destacan dos casos de alcance y envergadura distintos pero que reflejan las potencialidades expresadas por la acción colectiva y la cooperación interinstitucional territorial. 

La primera iniciativa se refiere a los Valles del Sur de Bolivia (Chuquisaca y Tarija), macro territorio en el que décadas de desarrollo rural sectorial orientado a cadenas de especificas (por ejemplo vino o frutales) no necesariamente han sentado bases sólidas de mantenimiento y consolidación de la agro-biodiversidad local. Algunas de estas dinámicas – particularmente para el caso tarijeño - se analizan en un interesante artículo de Kate Turner, pasante doctoral del Programa DT-IC/Rimisp, Iain Davidson-Hunt y Annette Desmarais y publicado en la Revista Rural Landscape[1]. Hoy en día la apuesta, compartida por una masa crítica de actores territoriales entre productores, trasformadores y bodegueros junto con una amplia red de instituciones de desarrollo y entidades públicas locales, es la de trasformar la identidad agro-cultural del territorio, en el sentido de fortalecerla y afirmarla, innovando también, a través de la valorización de una multiplicidad de productos agroalimentarios tradicionales y del patrimonio paisajístico, permitiendo dinamizar la economía rural y su multifuncionalidad, principalmente vinculada con el turismo rural responsable de carácter nacional.

La segunda iniciativa denominada “Turín encuentra el Perú: viaje a través de las geografías de la comida[2] se realiza en la Región Piemonte, en la ciudad de Turín (Italia) en colaboración con AGAPE Asociación Gastronómica Peruana. La apuesta es favorecer una mayor articulación entre el sector gastronómico empresarial extranjero – en este caso proveniente de la cultura de migrantes - y mundo agrícola local favoreciendo el conocimiento de los recíprocos patrimonios agroalimentarios de origen. Por un lado, los cocineros y propietarios de restaurantes peruanos reconocen la necesidad de co-existir con un territorio productivo que puede ofrecer alimentos saludables respondiendo a la imposibilidad de importar todos los insumos necesarios del país de origen. Por otro lado, el mundo agrícola local se demuestra receptivo a nuevos espacios de venta como a la posibilidad de experimentar nuevos cultivos.  Este reciproco proceso de acercamiento entre culturas agroalimentarias contribuye además a favorecer las potencialidades de interconexión entre la creciente parte de consumidores interesados en descubrir nuevas gastronomías y el turismo. Según datos de PromPerú[3], Italia es el cuarto país de Europa que emite el mayor número de turistas hacia Perú, meta reconocida ya desde varios años del Word Travel Award como mejor destino gastronómico culinario del mundo. Esta experiencia permite reconocer como se redefinen las geografías de la comida dando pie a nuevos flujos e intercambios culturales y comerciales con capacidad para visualizar y crear sinergias entre países a partir del reconocimiento y la valorización de la propia agro-biodiversidad territorial.

Uno de los elementos transversales que contribuye a las iniciativas innovadoras ante mencionadas y que está permitiendo crear nuevas alianzas territoriales entre actores distintos es la cuestión de la renovación generacional de las áreas rurales. Tanto en América Latina como en Europa se está asistiendo a indicios de un fenómeno migratorio inverso, desde la ciudad al campo. A este propósito, una  investigación del fenómeno ha sido llevada a cabo entre INDAP y Rimisp, en conjunto con la FAO gracias al auspicio de la Fundación Ford con la publicación del informe Los Nietos de la Reforma Agraria: Empleo, Realidad y Sueños de la Juventud Rural en Chile[4]. Junto con describir la situación objetiva y subjetiva de 840 mil jóvenes, adoptando la definición amplia de rur-urbano, pone en evidencia algunas tendencias indispensables para diseñar políticas públicas y programas de apoyo específicos para este segmento población del mundo rural caracterizado por una escolaridad mayormente elevada con respecto a las anteriores generaciones como también por la capacidad de estar más conectados con la tecnología, relevantes. Todos elementos relevantes para incentivar innovaciones de distinta índole económica, tecnológica, social y cultural en la articulación urbano/rural.

Los efectos revitalizadores que derivan del intercambio con comunidades migrantes entre o intra países, la valorización de las diversidades culturales vinculados con el turismo rural y nuevos estilos alimentarios nos revelan como, en mercados cada vez más globales, exista la posibilidad de responder a las dinámicas excluyentes que hoy en día afectan los territorios rurales, su agro-biodiversidad y las posibilidades de vida de sus habitantes. Analizar, fortalecer y escalar estas experiencias territoriales son elementos imprescindibles para contribuir a sistemas alimentarios más sostenibles que favorezca una alimentación saludable para todos.



[1] Ver: “Agrobiodiversity, Rural Transformations and Household Experiences of Globalised Change: A Case Study from Southern Bolivia”. Rural Landscapes: Society, Environment, History, 4(1): 1, 1–24, DOI: http://doi.org/10.16993/rl.36.

[2] Ver: http://www.diversidadbioculturalyterritorios.org/pg.base.php?id=7&id_news=464&lang=es

[3]Ver: https://goo.gl/sDee6W

[4] Ver: http://www.bioculturaldiversityandterritory.org/documenti/279_300000176_losnietosdelareformaabril2017.pdf