Plataforma Diversidad Biocultural y Territorios

CABO VERDE - Think Piece del 4to Foro Mundial de Desarrollo Económico Local

07/11/2017 | Expansión de Capacidades

CABO VERDE - Think Piece del 4to Foro Mundial de Desarrollo Económico Local

De un paradigma de cohesión socio-económica a la cohesión territorial: el rol de los enfoques de Desarrollo Económico Local y Territorial en facilitar la inclusión y cohesión como bases para territorios competitivos y sostenibles[1]

Los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) reservan un espacio fundamental a dos dimensiones transversales, centrales para el logro de un desarrollo inclusivo y sostenible: la pobreza y la desigualdad que, aunque correspondan a dos objetivos específicos (el ODS1 y el ODS10), son recurrentes en  las 17 dimensiones destacadas, en línea con un enfoque multidimensional. Si bien en las últimas décadas cientos de millones de personas han salido de condiciones de pobreza, los niveles de desigualdad permanecen preocupantes. Según datos recientes de OXFAM (2017), 8 hombres concentran la misma riqueza de 3.600 millones de personas y desde 2015, el 1% más rico posee más recursos que el resto de la población mundial, lo cual evidencia que el crecimiento económico está beneficiando a un porcentaje mínimo de la población global. En los países más pobres, millones de personas han logrado salir de condiciones de pobreza y pobreza extrema; sin embargo, 1 de cada 9 personas sigue padeciendo el hambre y el 10% más pobre – entre 1988 y 2011 – ha beneficiado de un incremento de sus ingresos inferior a los 3 dólares al año, mientras que el 1% más rico de la población ha aumentado 182 veces  (OXFAM,  2017).

En este contexto surgen dos preguntas: ¿Cuáles son los principales obstáculos que están dificultando el logro de un desarrollo equitativo y una distribución igualitaria de los recursos, en una perspectiva de sostenibilidad? ¿Cuáles son las cuestiones pendientes que siguen irresueltas?

Los modelos clásicos de desarrollo se han concentrado en el concepto de crecimiento económico, en la medición de los ingresos y el aumento o disminución del Producto Interno Bruto (PIB) como indicadores del bienestar y progreso de un país analizado desde una perspectiva nacional, sin considerar las fuertes diferencias existentes entre y en los territorios de un mismo país. En los últimos años ha adquirido cada vez más importancia la multidimensionalidad de las transformaciones necesarias en el desarrollo de una sociedad para que ésta sea más inclusiva y sostenible.  

Por un lado, la atención a la dimensión social permite evidenciar desigualdades como las de género, generacionales y étnicas referidas a grupos excluidos (mujeres, jóvenes, comunidades indígenas y afro-descendientes, entre otros).

Por otro lado, la dimensión territorial permite explicitar las diferencias estructurales que existen entre y en los mismos territorios. Al entenderse el territorio como “(...) un conjunto de relaciones sociales que dan origen y a la vez expresan una identidad y un sentido de propósito compartidos por múltiples agentes públicos y privados” (Schejtman y Berdegué, 2004: 5), adquieren relevancia las articulaciones que se logren efectivamente entre identidades, actores, acceso y control de activos en el territorio y afuera de él. El territorio, entonces, es también el lugar donde se originan y manifiestan las desigualdades y su nivel de avance depende de factores estructurales (geográficos, institucionales, sociales, culturales, etc.), representando un elemento clave que contribuye a alimentar el acceso diferenciado a las oportunidades (Bebbington et al. 2016): “La geografía pesa, pero pesan más las estructuras sociales y las instituciones, y los actores sociales que las construyen y reproducen. Estas estructuras, estas instituciones y estos actores, son distintos en uno y otro territorio, y es en buena medida por eso que las grandes tendencias económicas, sociales o culturales, así como las políticas públicas, no “aterrizan” de la misma forma en uno y otro lugar” (Berdegué, 2016 en Bebbington et al. 2016: 9).

La dimensión biocultural, a su vez, pone en el tablero factores antes considerados “prescindibles” en el desarrollo, como el patrimonio cultural material e inmaterial en sus múltiples expresiones y la identidad como vectores de reconocimiento y pertenencia territorial; las prácticas, los conocimientos tradicionales y las innovaciones de los actores locales en combinación con los aportes externos; el diseño, desarrollo y monitoreo de estrategias y modelos diferenciados que articulen espacios rurales y urbanos, actores y coaliciones, emprendimientos privados y políticas públicas; la construcción social de una marca distintiva de los territorios para posicionar sus productos y servicios en diferentes mercados, incrementando su competitividad desde la diferencia y no desde la homologación (Ranaboldo, 2017).

En este marco, ha ido adquiriendo cada vez más importancia el concepto de cohesión social - que complementa él de “inclusión” de carácter más individualista - reconociéndose la necesidad de pertenecer a un grupo o comunidad: “Una sociedad es cohesionada cuando hay mecanismos operantes de inclusión y sentido de pertenencia de sus miembros que comparten un objetivo común, un objetivo de desarrollo” (Silva Lira et al., 2014: 25). El concepto de cohesión social – en sus múltiples declinaciones - ha ido emergiendo en Europa en el proceso de creación de su unidad comunitaria, durante el cual se han ido destacando las divergencias y diferencias entre naciones. En la evolución del concepto, se ha ido sumando la perspectiva territorial, la misma que contribuye con una visión más integral y sistémica. En este sentido, se considera a la cohesión territorial como “la condición de un país en la cual todas las personas tienen iguales oportunidades de desarrollo y acceso a niveles semejantes de bienestar y de ejercicio de sus derechos, independientemente del lugar donde nacen, crecen o viven, sin que ningún territorio se encuentre en una situación de marginación permanente u ofrezca niveles de vida inferiores a mínimos socialmente aceptables” (Cazzuffi et al. 2013:1). Este concepto es central hoy en las agendas de políticas públicas, otorgando relevancia a la articulación integral entre eficiencia económica, cohesión social, equilibrio ecológico y gobernanza en un sistema territorial, estableciendo un principio de “ordenamiento del territorio” (Buitelaar et al., 2015; Silva Lira et al., 2014). Sobre estas bases, la cohesión territorial desafía al desarrollo económico local desde una dimensión territorial, integral, sistémica y orientada a transformaciones de carácter multidimensional que no incluyen solo lo productivo-económico y lo institucional sino la interpelación profunda de la marginación y lo que se entiende por calidad de la vida. 

Pese a la globalización, es evidente que no hay  homogeneización de los territorios, al contrario. Por una parte, la multiplicación de identidades y sus expresiones culturales, religiosas, nacionalistas, entre otras, así como el incremento de los movimientos poblacionales (a causa de guerras, migraciones internas y externas, desplazamientos), ejercen presión sobre los territorios, los cuales se ven obligados a “deconstruir” y “reconstruir” su propia cohesión interna. La visión política de la cohesión territorial es relevante, ya que esta última no puede ser considerada solamente como un instrumento tecnocrático.

Por otra parte, la cohesión territorial es clave en la construcción de nuevas dinámicas económicas que tomen en cuenta el potencial innovador de los territorios, enriqueciendo la visión tradicional del desarrollo económico local. A manera de ejemplo, se observa como a nivel económico, al lado de grandes cadenas de valor transnacionales completamente desterritorializadas, se están afirmando flujos económicos y mercados que basan su competitividad no sólo en los circuitos de proximidad sino en la calidad, el origen territorial, el saber-hacer, el arte y la emprendedoría local, las redes sociales, las prácticas de conservación, las energías limpias etc. Se trata de un conjunto de factores que responden a nuevas formas de inteligencia territorial, pensadas desde la economía creativa, circular, social y solidaria.

Esta perspectiva de cohesión territorial se muestra cada vez más necesaria cuando se observa que son crecientes las dinámicas territoriales atravesadas por diversas fuentes de conflictos. Visiones encontradas sobre el rol de las áreas protegidas y sus cordones de amortiguación; territorios en disputa por el acceso restringido a los recursos naturales tras su uso indiscriminado de parte de industrias extractivas (minería, forestal, pesca); conflictos endógenos derivados de la competencia por usos alternativos del territorio entre colonos, migrantes y pueblos originarios; pugnas por la masificación del turismo en sitios patrimoniales, son solo algunas de las formas de conflictividad territorial que se manifiestan hoy en día (Ranaboldo, 2017).

Por lo tanto, hablar de cohesión territorial, dinamizadora y multidimensional, hoy significa establecer:

- Nuevos tipos de diálogos que incluyan a ciudadanos y organizaciones originalmente excluidos, que superen la lógica de “la consulta previa” o la participación meramente formal, para ir construyendo alianzas y pactos innovadores, capaces de estimular estrategias de desarrollo que no solo lleven a la “defensa” del territorio sino a la gestión territorial empoderada.

- Una masa crítica de actores territoriales con habilidades decisionales, con visión propia respecto a la calidad de vida que se persigue, empresarios orientados a un win-win compatible entre beneficios privados y bienes públicos, y una esfera de funcionarios y tomadores de decisiones comprometidos con políticas territoriales, multinivel e intersectoriales, inclusivas y sostenibles. Lo anterior implica procesos de expansión de capacidades sistémicos, que operen en la esfera de la educación formal, de manera armoniosa con las distintas formas de aprendizaje territorial.

- Nuevas estrategias de competitividad territorial que se basen en maximizar redes y circuitos económicos que premien la diferencia, la creatividad, la conservación de los recursos naturales, y las redes sociales y de solidaridad. Esto no se entiende en la lógica de “economías alternativas o marginalizadas” sino como bases para nuevos patrones económicos de base territorial capaces de generar riqueza y mover las fronteras de la inclusión y la igualdad.

Bibliografía

Bebbington, A., Escobal, J., Soloaga, I., Tomaselli, A. (2016). Eds. “Trampas Territoriales de Pobreza, Desigualdad y baja Movilidad Social: los casos de Chile, México y Perú”. Programa Cohesión Territorial para el Desarrollo de Rimisp con el auspicio de IDRC Canada. Centro de Estudios Espinosa Yglesias, Rimisp, Universidad Iberoamericana. México, DF. Disponible en:

http://www.ceey.org.mx/sites/default/files/adjuntos/trampas_territoriales.final_1.compressed.pdf

Buitelaar, R., Echeverri Perico, R.A., Silva Lira, I., Riffo Pérez, L. (2015). “Estrategias y políticas nacionales para la cohesión territorial: estudios de caso latinoamericanos” Serie Desarrollo Territorial No.19. Publicación de las Naciones Unidas. Programa EUROsociAL y CEPAL. Disponible en:

http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37849/S1420715_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Cazzuffi, C., Soloaga, I., Berdegué, J., Barrantes, R., Fiestas, J., Lagos, Y. (2013). “Cohesión Territorial e inversión privada agroindustrial”. Documento de Trabajo N°18. Serie Estudios Territoriales. Proyecto Cohesión Territorial para el Desarrollo. Rimisp, Santiago, Chile. Disponible en:

http://www.rimisp.org/wp-content/files_mf/1377698536Doc18TrabajoinversionesagroindustrialesCTD.pdf

OXFAM (2017). “Una economía para el 99%. Es hora de construir una economía más humana y justa al servicio de las personas”. Informe de OXFAM. Disponible en:

https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/bp-economy-for-99-percent-160117-es.pdf

Ranaboldo, C. (2017). “Desarrollo territorial desde las identidades y el patrimonio biocultural”. III Congreso Internacional de Gestión Territorial para el Desarrollo Rural. Cambios globales y locales y sus implicaciones para el desarrollo territorial. Brasilia-Brasil, 7-10 de noviembre de 2016. En fase de publicación.

Schejtman A., Berdegué J.A. (2004). “Desarrollo Territorial Rural”. Serie Debates y Temas Rurales n. 1. Rimisp. Santiago de Chile, Chile. Disponible en:

http://www.rimisp.org/wp-content/files_mf/1363093392schejtman_y_berdegue2004_desarrollo_territorial_rural_5_rimisp_CArdumen.pdf

Silva Lira, I., Echeverri Perico, R.A. (2014). Eds. “Estrategias y políticas nacionales para la cohesión territorial Estudios de caso en América Latina”. Colección Estudios nº 5. Serie Análisis. Área Descentralización. Programa EUROsociAL y CEPAL. Disponible en:

http://sia.eurosocialii.eu/files/docs/1411564241ESTUDIO%205%20PROYECTO%20ILPES%202%20Ed_C_DEF.pdf

 
Publicado en UNDP Art Iniciative Issuu.


[1] Claudia Ranaboldo y Marta Arosio, investigadora principal e investigadora adjunta del Grupo de Trabajo Diversidad Biocultural y Territorios de Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural. 

« Vas a la lista