Plataforma Diversidad Biocultural y Territorios

ITALIA - El papel de los territorios en los procesos económicos circulares

07/10/2016 | Noticias generales

ITALIA - El papel de los territorios en los procesos económicos circulares

Turín – El vínculo entre economía circular y territorios ha representado uno de los tópicos principales de la cuarta edición del Foro Origen, Diversidad y Territorios cuyo tema transversal este año se ha enfocado en la innovación territorial para construir la resiliencia de los sistemas alimentarios.

En este marco, el Programa Desarrollo Territorial con Identidad Cultural (DT-IC) de RIMISP – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, en colaboración con el Dipartimento di Scienze per l’Economia e l’Impresa de la Università degli Studi Firenze (DISEI/UNIFI) y el Centro Studi Silvia Santagata (CCS-EBLA), ha querido plantear un tema que hoy en día se percibe internacionalmente como un motor de cambio alternativo al actual modelo de producción y consumo que no reconoce los límites físicos del planeta poniendo al centro del debate el rol de los territorios rurales y urbanos en los procesos de transición hacia una economía circular.

El evento se ha llevado a cabo del 20 al 22 de septiembre en concomitancia y sinergia con Terra Madre – Salone del Gusto, uno de los acontecimientos internacionales más relevantes en el ámbito de la cultura de la alimentación organizado por Slow Food que ha contado con más de un millón de personas llenando las calles de la ciudad de Turín.

El rol de la economía circular en términos de oportunidades y desafíos para los territorios ha sido un tema debatido también en este ámbito, a través de varios momentos de dialogo con expertos y profesionales en los cuales ha participado también el Programa DT-IC/Rimisp.

Desde este particular observatorio es posible afirmar que mucho queda por hacer para favorecer el desarrollo de nuevos sistemas de negocios relacionados a la activación y gobernanza de procesos económicos circulares que sean realmente inclusivos y sostenibles.

En el marco del Foro ODT, el Programa DT-IC/Rimisp junto con sus socios ha intentado ofrecer una mirada multidisciplinaria para estimular la reflexión y discusión acerca de las características de un “modelo de economía circular amplio” de base territorial, que considere la identidad y patrimonio biocultural, los vínculos urbano-rurales y los nuevos arreglos entre empresas, sociedad civil e instituciones públicas, en una lógica de sostenibilidad de largo plazo.

La sesión “Economía Circular y Desarrollo Territorial” ha contado con más de 10 contribuciones de protagonistas territoriales del sector público, privado y de la academia que han ofrecido abordajes concretos para implementar la resiliencia de los sistemas territoriales bajo un enfoque económico circular. A partir de todas las contribuciones ofrecidas se difundirá y publicará un documento de trabajo que pueda brindar una primera aproximación a la economía circular desde una perspectiva de desarrollo territorial con identidad cultural.

CONTENIDOS RELACIONADOS

- Albúm de entrevistas acerca de la sesión temática "Economía Circular y Desarrollo Territorial";

- Economía circular y desarrollo territorial: protagonista de los debates internacionales;

- El Foro Origen, Diversidad y Territorios encuentra la Ciudad Metropolitana de Turín;- Se inaugura la cuarta edición del Foro Origen, Diversidad y Territorios;

- Foro "Origen, Diversidad y Territorios": incorporando la economía circular al enfoque de desarrollo territorial. 

CONCEPT NOTE DE LA SESIÓN TEMÁTICA: "ECONOMÍA CIRCULAR Y DESARROLLO TERRITORIAL"

La dinámica del actual modelo linear de producción y consumo, concretizada en “tomar, hacer, desechar” grandes cantidades de recursos y energías abundantes y baratas, representa el motor principal de desarrollo industrial de los últimos 250 años. También la progresiva sustitución de factores y recursos locales específicos, a partir de los genéticos, con factores y recursos globales, ha representado un elemento fundamental del modelo económico de la modernización/globalización de la agricultura y de las áreas rurales.

Las empresas han sido capaces de garantizar constantes niveles de eficiencia en el utilizo de input y output de producción generando niveles de crecimiento sin precedentes[1]. Sin embargo, estos procesos han causado importantes impactos ambientales negativos, y no han garantizado de igual manera mejoras en los indicadores de desigualdad territorial y socio-económica[2]. Hoy en día las preocupaciones a nivel internacional se refieren a las presiones a las que los territorios rurales están sujetos en términos de globalización y uniformación, con la consecuente erosión de su identidad, sostenibilidad y capacidad de resiliencia.

Por un lado, las áreas rurales están transitando por la homologación de los procesos de producción y la masificación de los productos con los consecuentes impactos negativos en el ambiente y en los contextos sociales y económicos en los que se desenvuelven los agricultores familiares y los pobladores rurales, quizás hoy en día menos pobres pero más vulnerables. 

Por otro lado existen tensiones en relación con la persistencia de desigualdades y la débil inclusión de ciudadanos y territorios rurales que siguen mostrando, en la mayor parte de los países, un desempeño - en los índices de desarrollo - por debajo de sus equivalentes urbanos. Estamos lejos de asistir a procesos sinérgicos y consistentes de articulación urbano-rural que permitan una mejor calidad de vida global para su población y nexos virtuosos entre la ciudad y el campo, sin que la ruralidad sea la eternamente perdedora, y su destino la desaparición[3].

Tomando en cuenta la coyuntura económica internacional, el actual modelo de producción de valor se halla en un constante espacio de incertidumbre considerando la creciente vulnerabilidad al aumento de los precios de las materias primas, la volatilidad de los mercados y las incertidumbres en las cadenas de suministro internacionales junto al deterioro de los sistemas naturales y energéticos - determinados de la contundente erosión de la capacidad de carga del planeta[4].

El modelo business as usual es un sistema ya no viable y sostenible[5][6] donde los actuales patrones de globalización económica imponen la explotación al límite de los recursos de los territorios para luego hallar otros lugares atractivos en el escenario internacional[7]. Sin embargo, la constante evolución de las normativas climáticas-ambientales y los avances en las tecnologías disponibles, aplicables en los sistemas productivos, se han sumado a los motores de cambio en curso permitiendo identificar la necesidad de cuestionar y replantear los patrones de producción y consumo actuales[8].

En este contexto, el concepto de economía circular[9] se transforma en un nuevo enfoque que, en los últimos años, está asumiendo relevante atención e interés, orientando una creciente masa crítica de líderes políticos, empresas, academias y representantes de la sociedad civil hacia un proceso de transición y replanteamiento de la creación del valor que “desvincule el desarrollo económico global del consumo de recursos finitos”[10]

Este modelo se caracteriza por una economía “restaurativa y regenerativa a propósito, y que trata que los productos, componentes y materias mantengan su utilidad y valor máximos en todo momento, distinguiendo entre ciclos técnicos y biológicos. Se concibe como un ciclo de desarrollo positivo continuo que preserva y mejora el capital natural, optimiza los rendimientos de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar reservas finitas y flujos renovables. Funciona de forma eficaz en todas las escalas”[11].

El enfoque circular trata de no focalizarse exclusivamente en el ciclo de vida del producto sino también en el complejo de relaciones generadas desde el proceso productivo. El objetivo no es minimizar el flujo de materiales “de la cuna a la tumba” sino generar metabolismos “de la cuna a la cuna” basados en el concepto de eco-efectividad[12]. Este cambio de perspectiva permite aprovechar de los procesos de “upcycling” mediante los cuales los materiales destinados a ser residuos se convierten en materias primas secundarias de igual o mayor valor para otros procesos productivos.

Por lo tanto, la economía circular pretende eliminar los desperdicios y utilizar la menor cantidad posible de recursos externos al sistema de relaciones a través del diseño de productos y procesos productivos aptos a reducir el conjunto de externalidades negativas de carácter social y ambiental superior a cualquier incremento de eficiencia en la cadena de suministro[13]. Las potenciales ventajas en términos ambientales y sociales están estrechamente vinculadas entre ellas porque la creación de nuevas actividades, a partir de recursos inutilizados, favorece también la creación de nuevas posibilidades de empleo valorizando lo que se considera “desecho”[14].

El modelo económico circular se basa en el pensamiento sistémico que se desvincula del enfoque linear causa-efecto y de la cultura especialista y mono sectorial que caracteriza los actuales procesos productivos. De hecho, para poder realizar la transición hacia una economía circular es necesario intervenir en todas las fases de la cadena de valor: de la extracción de la materia prima, el diseño de los materiales y productos, la producción y distribución, el consumo, los regímenes de reparación, re fabricación y re utilizo, hasta la gestión y reciclaje de los desechos. Los impactos que estas medidas podrían generan en los territorios se perciben como realmente transformadores en cuanto las interconexiones entre los sistemas productivos privilegian la escala local y las relaciones que se pueden instaurar en el inmediato entorno[15].

Además, por las características expresadas, el modelo circular aprecia la diversidad como elemento de solidez y presenta la potencialidad de recuperar, gracias al diseño, el mapeo y el encadenamiento entre procesos productivos arraigados en los territorios, las redes de relaciones económicas a nivel local enfatizando el vínculo urbano-rural. A través de esta perspectiva, en el actual escenario económico globalizado, las acciones de cada territorio no deberán hacer referencia exclusivamente a los propios específicos ámbitos de competencia sino, conjuntamente, deberán ser capaces de ponerse en relación entre ellas[16] para poder desarrollar sistemas “abiertos”[17] en condiciones de intercambiar recursos y necesidades. 

A este propósito, es relevante mencionar el rol de los productos ligados al origen y, en particular, en el círculo virtuoso que pueden activar. De hecho, estos mismos prevén una atención específica en la incorporación de activos locales (materiales e inmateriales) y en la construcción de la identidad de los productos de base territorial junto a la capacidad de retribución/reproducción de estos recursos y de los actores que se encargan de su gestión[18]. De esta forma, no solamente se garantiza la sostenibilidad económica, ambiental y social sino que se generan oportunidades de desarrollo local basadas en la incorporación de los recursos locales específicos en otros procesos de creación de valor.

Vinculados a los aspectos productivos y económicos, propios por las características endógenas de las potencialidades de desarrollo, se pueden reforzar los vínculos sociales en los territorios favoreciendo el arraigo y la reproducción del patrimonio biocultural incrementado, al mismo tiempo, la capacidad de resiliencia de los sistemas territoriales.

Las nuevas formas de actividades económicas interdependientes entre ellas y de base territorial, no pueden mirar hacia una producción exponencial cuantitativa y deben resultar en equilibrio con los recursos disponibles favoreciendo la regeneración de del patrimonio material e inmaterial en el largo plazo[19].



[1] Accenture (2014). Circular Advantage Innovative Business Models and Technologies to Create Value in a World without Limits to Growth. Disponible en:https://www.accenture.com/t20150523T053139__w__/us-en/_acnmedia/Accenture/Conversion-Assets/DotCom/Documents/Global/PDF/Strategy_6/Accenture-Circular-Advantage-Innovative-Business-Models-Technologies-Value-Growth.pdf#zoom=50

[2] The gap between richest and poor is at its highest for 30 years, with the top 10% now earning 9.6 times more that the poorest 10%. (Ver: http://www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/social-issues-migration-health/income-inequality/introduction_9789264246010-2-en#page2)

[3] Ver el Taller: Creatividad, innovación y sostenibilidad: comprender y fortalecer los vínculos urbano-rurales a través del desarrollo territorial con identidad cultural. Programa DT-IC/Rimisp y DISEI/UNIFI en el marco del Tercer Foro Mundial de Desarrollo Económico Local (Torino, Italia, octubre 2016).

[4] Global Footprint Network. Annual Report 2014. Disponible en: http://www.footprintnetwork.org/documents/GFN_AR_2014_final.pdf

[5Ellen McArthur Foundation (2015). Towards a Circular Economy: Business rationale for an accelerated transition. Disponible en: https://www.ellenmacarthurfoundation.org/publications/towards-a-circular-economy-business-rationale-for-an-accelerated-transition

[6] Accenture (2014). Circular Advantage Innovative Business Models and Technologies to Create Value in a World without Limits to Growth. Disponible en:https://www.accenture.com/t20150523T053139__w__/us-en/_acnmedia/Accenture/Conversion-Assets/DotCom/Documents/Global/PDF/Strategy_6/Accenture-Circular-Advantage-Innovative-Business-Models-Technologies-Value-Growth.pdf#zoom=50

[7] La descripción de la dinámica de explotación de los recursos internacional se refiere al enfoque funcionalista de la globalización económica. Ver Magnaghi A. (2012). “Il Progetto Locale. Verso la Coscienza di Luogo”. P.92 Edizioni Bollati Borighieri.

[8] Ellen McArthur Foundation (2015). Towards a Circular Economy: Business rationale for an accelerated transition. Disponible en: https://www.ellenmacarthurfoundation.org/publications/towards-a-circular-economy-business-rationale-for-an-accelerated-transition

[9] Ellen McArthur Foundation (2015). Towards a Circular Economy: Business rationale for an accelerated transition. Disponible en: https://www.ellenmacarthurfoundation.org/publications/towards-a-circular-economy-business-rationale-for-an-accelerated-transition

[10] Ellen McArthur Foudation (2015). Delivering The Circular Economy A Toolkit For Policymakers. Disponible en: https://www.ellenmacarthurfoundation.org/assets/downloads/publications/EllenMacArthurFoundation_PolicymakerToolkit.pdf   

[11] Ellen McArthur Foundation (2015). Towards a Circular Economy: Business rationale for an accelerated transition. Disponible en: https://www.ellenmacarthurfoundation.org/publications/towards-a-circular-economy-business-rationale-for-an-accelerated-transition

[12] McDonough W., Braungart M. (1998). The next industrial revolution. Disponible en: http://www.theatlantic.com/magazine/archive/1998/10/the-next-industrial-revolution/304695/

[13] Federico T. (2015). I fondamenti dell’Economia Circolare. Fondazione per lo sviluppo sostenibile. Disponible en:ww.comitatoscientifico.org/temi%20SD/documents/FEDERICO%20Appunti%20di%20economia%20circolare%20250315.pdf

[14] Según datos del WRAP - Worldwide Responsible Accredited Production, para el año 2030, la propagación de la economía circular tiene la potencial de crear 1,2 a 3 millones de empleos en Europa y reducir el desempleo de 250.000 a 520.000 unidades. Disponible en: http://www.wrap.org.uk/sites/files/wrap/Economic%20growth%20potential%20of_more%20circular%20economies.pdf

[15] Bistagnigno L. (2009). Design Sistemico. Progettare la sostenibilitá produttiva e ambientale. Con saggi e commenti di Carlo Petrini, Catia Bastioli, Fritjiof Capra, Carlo Olmo, Gunter Pauli, Massimo Settis, Davide Vannoni. Edizioni Slow Food.

[16] Bistagnigno L. (2009). Design Sistemico. Progettare la sostenibilitá produttiva e ambientale. Con saggi e commenti di Catia Bastioli, Fritjiof Capra, Carlo Olmo, Gunter Pauli, Carlo Petrini, Massimo Settis, Davide Vannoni. P. 34. Edizioni Slow Food.

[17] Los sistemas abiertos existen en cuanto se forman y auto determinan en base a los input/output que reciben e intercambian. Ver Bistagnigno L. (2009). Design Sistemico. Progettare la sostenibilitá produttiva e ambientale. Con saggi e commenti di Catia Bastioli, Fritjiof Capra, Carlo Olmo, Gunter Pauli, Carlo Petrini, Massimo Settis, Davide Vannoni. P. 34. Edizioni Slow Food.

[18] Vandecandelaere E., Arfini F., Belletti G., MarescottiA. (eds.) (2009), Linking people, places and products: A guide for promoting quality linked to geographical origin and sustainable geographical indications, Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO) and SINERGI, Rome. http://www.foodquality-origin.org/guide/index.html; Belletti G., Casabianca F., Marescotti A. (2012), "Local food quality and local resources”, in: Arfini F., Mancini M.C., Donati M. (Eds), “Local Agri-food Systems in a Global World: Market, Social and Environmental Challenges”, Cambridge Scholars Publishing, Cambridge, pp.71-96.

[19] Colucci A.; Cottino (2015). Resilienza tra territorio e comunitá. Approcci, Strategie, Temi e Casi. Quaderni dell’Osservatorio N. 21/2015. Disponible en: http://www.fondazionecariplo.it/static/upload/qua/0000/qua_resilienza_web/qua_resilienza_web.pdf

« Vas a la lista